sábado, 7 de abril de 2012

de las abuelas postizas...

no era mi abuela de sangre pero siempre nos dio abrazos como si fuéramos su familia,siempre tenía una sonrisa y una anécdota y algo cocinado por ella,le encantaba que estuviéramos todos, cuantos más mejor...y fue feliz, con una vida dura pero ella lo era más y fue muy feliz...hasta que como una velita se ha apagado y se ha quedado en forma de estrellita al lado de los suyos, estoy convencida que lo primero que hará donde sea que vaya será cocinar croquetas y caracoles y sonreir,como hizo siempre...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que me quieres decir aquí....